El sector de El Retiro que comprende Chicó Reservado, Bellavista, Chicó Alto, El Nogal, El Refugio, La Cabrera, Los Rosales, Seminario y Toscana es uno de los más atractivos de Bogotá para el desarrollo de actividades comerciales, empresariales, de servicios y esparcimiento, y de vivienda para estratos altos. No existe en la ciudad un sector como este que mezcle diversos usos, como parques barriales, colegios, restaurantes, guarderías y servicios deportivos, sociales y religiosos para diversos cultos.

Todo lo anterior lo hace un sector que, por naturaleza, podría ser caminable puesto que permite satisfacer en pocos pasos diversos fines. Sin embargo, caminar no es nada fácil por la precaria calidad o mal estado de las aceras, la invasión de autos y motos, ventas ambulantes, y la falta de espacios y tiempos en las intersecciones para caminar de forma cómoda y segura. Pero a pesar de este panorama, El Retiro tiene un potencial único para ser una gran zona caminable para vecinos, residentes y para las personas que trabajan en el sector porque posee condiciones naturales, urbanísticas, sociales y ambientales muy favorables. 


Tenemos que trabajar conjuntamente para lograr, en poco tiempo, mejorar las condiciones de accesibilidad, movilidad y seguridad para los actores más vulnerables; los que caminan, los que van en bicicleta y, en especial, priorizar para las personas con dificultades de movilidad, los niños, las mujeres y la tercera edad. Esto implica un trabajo detallado en varios frentes, poco abordados en nuestras ciudades en términos de manejo del tráfico, para disminuir la agresividad al volante y, por ende, la violencia y la inseguridad vial.

A partir de este nuevo manejo del tráfico, se debe redefinir el espacio público enfatizando en las intersecciones viales y los espacios públicos, para priorizar la caminata, el uso de los diversos vehículos a pedal y de los crecientes artefactos que facilitan el deslizarse por la ciudad como, por ejemplo, patines, monopatines, patinetas, skateboards, Segway, scooteres, i-runner. 

Hay muy poca infraestructura y servicios pensados para que los vecinos puedan caminar, de allí que sean muchas las tareas y las sugerencias que se pueden y deben hacer a las nuevas autoridades distritales para mejorar la caminabilidad. Es por esto que Corposéptima en unión con Fundación Ciudad Humana dictaron el pasado miércoles 10 de febrero un taller sobre caminabilidad.

Al taller asistieron los integrantes de las diferentes asociaciones de la zona, que trabajan en pro de la comunidad y de la habitabilidad del sector.

Temas como caminabilidad, intersecciones y señalización fueron temas recurrentes. Durante el desarrollo del taller se analizaron casos reales tanto nacionales como internacionales, que permitieron ampliar el conocimiento y la sensibilidad con respecto a todos los temas que tienen que ver con la ciudad, como son: normativa de las intersecciones, practicidad de las señales de tránsito, diseño de las rampas, semaforización para peatones, tiempos de espera, bicicletas, ciclovías, vehículos motorizados e intersecciones.

El taller tuvo una gran participación de los asistentes quienes identificaron varias intersecciones que presentan problemas de movilidad.

Desde la Fundación Ciudad Humana queremos agradecer a Corposéptima y a El Tiempo Zona por invitar a las asociaciones vecinas para que trabajemos conjuntamente por mejorar la caminabilidad del sector. Esta sería una de las acciones más importantes para proteger uno de los aspectos más estratégicos de El Retiro: su habitabilidad.